El propósito de un sistema capilar no es sólo hacer que alguien se vea más atractivo y, como bien dices, pueden aumentar la confianza de una persona. El uso de la palabra "necesidad" es peligroso. NADIE "necesita" un sistema capilar. Es extremadamente importante tener cuidado con la forma en que promovemos el uso de los sistemas capilares porque ya vivimos en una sociedad donde la imagen lo es todo. Esto sólo refuerza la necesidad/deseo negativo de las personas que están lidiando/sufriendo por la pérdida de cabello, y para ellos, puede ser un momento mentalmente difícil. Deberíamos intentar centrarnos en el aspecto de la salud mental, en cómo puede hacerte sentir y en que, en última instancia, es una elección, no una exigencia. Los sistemas capilares son una gran opción para hombres y mujeres, en caso de que sientan que les conviene tener uno.

Este es Liam en la foto del antes y el después. Cita de Liam: "Los sistemas capilares son algo fantástico. Me encanta llevarlos. De hecho, me considero uno de los afortunados que ha superado mis problemas de autoestima en torno a mi cabello y ya no me da vergüenza mostrar mis fotos del antes y el después. Aunque todavía me siento un poco vulnerable a las críticas y opiniones. Antes de que alguien comente, sí, comprendo totalmente que elegí exponerme, de lo cual asumo toda la responsabilidad. Sin embargo, dicho esto, soy una persona con sentimientos y ciertamente no "necesito" un sistema capilar."

"Yo elijo llevar uno. Creo que el término "necesidad" puede ser bastante dañino y perjudicial para la autoestima de las personas. Nadie debería pensar que sólo es más guapo cuando tiene pelo. Sí, por supuesto, en la sociedad actual pueden mejorar la apariencia de alguien según las "expectativas actuales" y, según mi experiencia, tienen un efecto positivo en el bienestar mental/la confianza, etc., por lo que opté por llevarlas. Pero hay demasiadas empresas que están distribuyendo sistemas capilares sin pensar en la persona y en lo que puede sentir o haber pasado para llegar a la etapa en la que siente que "NECESITA" un sistema capilar.